Nani Guiu: “Nadie tiene la vida solucionada con el waterpolo femenino”

La piscina es el entorno natural de Nani Guiu (Barcelona, 1963). Lo ha ganado todo a un palmo del agua, entrenando a las jugadoras del CN Sabadell y llevándolas a ganar dos Copas de Europa, una Supercopa de Europa y casi todas las competiciones domésticas de los últimos años. Tiene en sus filas el núcleo duro de la selección española de waterpolo, que se proclamó campeona del mundo en Barcelona y que un año antes ganó la plata olímpica en Londres 2012 con nombres que ya suenan al espectador como Jennifer Pareja, Laura Ester, Maica García o Mati Ortiz. Nani habla del entorno mediático del waterpolo femenino, de la instrumentalización política del deporte a raíz de su posicionamiento a favor de la independencia de Catalunya y de la importancia de tener mano izquierda cuando se entrena a un grupo de chicas que, además, lo han ganado todo. Cuando habla del equipo, siempre lo hace en femenino.

¿Cómo se encuentra la motivación para seguir compitiendo cuando se ha ganado todo?

Yo diría que a nadie le gusta perder, y menos en el mundo del deporte. Entonces, yo siempre digo que estas jugadores están escribiendo historia dentro del deporte con todo lo que están ganando, es espectacular. Y yo creo que tienen ganas de seguir escribiendo historia, quieren ser recordadas. Si cuando está en la cima te duermes, todo lo que has hecho… No digo que no sirva de nada, pero aunque hayas ganado una Copa de Europa el año siguiente hay que volver.

¿Vinculas todos esos títulos que habéis ganado los últimos años con tu plenitud profesional?

En mi caso te diría que sí. Llevo muchos años entrenando, he sido entrenador en el masculino del Sant Andreu con uno de los presupuestos más bajos, luchando siempre para no bajar. Y la verdad es que venir aquí a Sabadell y empezar a ganar títulos como la Copa de Europa, la Supercopa… Es lo máximo que puede ganar un equipo de club, y la verdad es que me siento muy satisfecho.

¿En qué momento el waterpolo se convierte en una profesión para ti?

No es cosa de un día para otro. Poco a poco los clubes entendieron que si querían tener más nivel con el waterpolo debían dar una contraprestación. El nivel era el que era porque cuando yo era jugador íbamos a entrenar por las tardes. Ahora con las chicas hago 9 sesiones semanales, muchas de mañana y tarde. Si sólo entrenáramos por las tardes seríamos un equipo que caería eliminado en la primera fase de la Copa de Europa, que es lo que pasaba cuando yo llegué aquí. Y en el masculino… La verdad es que todo está muy mal, los equipos no tienen dinero. Suerte que el club, el CN Sabadell, ha apostado por el waterpolo femenino, porque si no estas jugadoras…

nani1.jpg

¿Cómo valoras la diferencia de la atención mediática que hay cuando tus jugadoras van con la selección española en comparación a cuando ganáis títulos de club?

A ver, presencia en medios catalanes sí que se da, sobre todo en el Diari de Sabadell nos dan mucha bola, estamos en portada y luego tenemos un par de páginas, pero sí que es verdad que en el resto de periódicos deportivos no deja de ser una foto, y con suerte media página. En ese sentido también son muy clarificadoras las audiencias de televisión: nosotros jugamos la Supercopa de Europa y tenemos unos 40.000 espectadores, y la selección jugó hace poco un partido de liga mundial contra Rusia que tampoco sé si le interesa a mucha gente y tuvo 90.000 espectadores. Pero si hablamos de Juegos Olímpicos o Mundiales, ¡la audiencia se va a los dos millones! Evidentemente un club no puede tener esa tirada. Éste es un país de fútbol, ya se ve en los periódicos deportivos, 40 páginas de fútbol por 6 del resto de deportes.

¿Te gustaría que fuera distinto?

Claro que me gustaría, pero no sé si es culpa nuestra o de quién es. Somos un deporte minoritario y femenino, y estamos en el país que estamos. Yo tengo una jugadora americana que es campeona olímpica, allí son héroes los campeones. Aquí desde los JJOO las chicas de la selección sí que ven más repercusión mediática, que las siguen más en Twitter, que tienen más entrevistas… Pero al final las audiencias son las que son, nadie nos ayuda, no hay sponsors y todo es gracias al trabajo de las jugadoras.

¿También hay que gestionar los egos en un deporte sin tanta repercusión mediática?

Sí, hace falta, pero no creas que yo he tenido que intervenir mucho, o nada. Tú puede interpretas: vaya, esta no está muy por la faena, se la ve baja… Pero cuando llega el momento de la verdad y se juegan los partidos importantes siempre responden.

¿Cómo se puede mantener la tensión competitiva y decir a tus jugadoras que han jugado mal cuando ganan de 15 goles y se pasean en la competición nacional?

Difícil no es. Podemos ganar por 15 goles y ellas saben que han estado mal. Son muy buenas jugadoras, muy inteligentes y muy conscientes de lo que hacen. Saben cuándo han hecho un partido de mierda y cuándo no. Pero sí que es verdad que ellas han entendido que todos esos partidos que somos superiores debemos estar al 100% en defensa y ser efectivas, porque si no cuando lleguen los partidos importantes no seríamos capaces de afrontarlos con las máximas garantías. No es fácil ganar partidos de 10 o 15 goles y mantener tensión competitiva. Ellas lo han entendido y son grandes profesionales.

¿Hasta qué punto es importante la mentalidad en el desarrollo de la temporada?

Es muy importante. Físicamente todo el mundo trabaja, y todo el mundo trabaja bien y muy fuerte. Entonces aquí acabas dependiendo de calidades individuales y de tu propia seguridad en el trabajo realizado, y que luego serás capaz de responder en los partidos importantes. Y en ese sentido las jugadoras tienen muy buena mentalidad.

nani2.jpg

Vamos al juego. ¿Usas el juego en los entrenos, en el día a día?

Hombre, sí que hacemos juegos. No sólo el juego, ellas son jugadoras de élite y saben que toca entrenar, pero si algún día hacemos algo distinto lo agradecen mucho. Hacemos rondos como los del fútbol, algunas competiciones de lanzamiento con diferentes puntuaciones… Más que juegos, la rutina la cambiamos a principio de temporada, nos vamos un día a Calella a comer un arrocito en la playa. Hemos ido a correr con cars, hemos hecho submarinismo en la Costa Brava, también hemos subido a La Mola, con el masculino hemos ido de barbacoa… Las rutinas las rompemos con cosas así. Algún día que las veo muy cansadas las envío a la sauna a descansar, y también lo agradecen.

¿Jugáis en las concentraciones?

No, no acostumbramos. Vas a lo que vas, intentas tener todo el día ocupado. Si juegas el miércoles por la tarde, los martes por la mañana ya tienes entrenos, charla… Quizá ellas en la habitación jueguen a algo, pero últimamente las ves a todas con el móvil, sobre todo enganchadas al Twitter.

Parece claro que es muy importante crear buen ambiente dentro de un grupo de jugadoras.

Es muy importante, sobretodo en un equipo femenino es importante que estén bien avenidas.

¿Es más importante en uno femenino que en uno masculino?

Al final, todo es waterpolo. Pero la forma de ser de los hombres y de las mujeres es muy distinta. Dos hombres en un equipo se pueden enfadar, y suelen resolverlo haciendo una cerveza o pegándose cuatro gritos. Incluso en un masculino dos personas pueden no dirigirse la palabra, pero si uno tiene que pasarle el balón al otro se lo va a pasar. Con las mujeres es importante que estén bien avenidas, porque como haya algo que empiece a distorsionar el ambiente y se creen grupitos, mal vamos. Las mujeres son muy agradecidas, pero si hay problemas entre dos chicas puede ser que pasen seis meses y aquello vuelva a salir cuando menos te lo esperas. He aprendido a saber cómo tratarlas, tanto colectivamente como individualmente. Siempre preguntas si las ves mal, tampoco entrando mucho en su vida privada, pero siempre ofreces descanso, comprensión.

nani3.jpg

Cambiemos de tema. Eres una de las pocas personas del mundo del deporte que se ha mojado políticamente. ¿Debería estar más normalizado?

Sí que nos tendríamos que expresar sin miedo a nada, pero no olvidemos que esto es un deporte, un tema de competir unos con otros. Yo me posiciono a favor de la independencia porque es algo sentimental, y creo que debemos ser valientes. Yo al final tampoco he querido ser nunca seleccionador español, y es evidente que nunca lo seré.

Dices que es sólo deporte, pero por una decisión política te cierras una puerta profesional.

A ver, me he cerrado una puerta profesional porque en España esas cosas no se dicen con normalidad. Aunque yo fuera el mejor entrenador de equipos femeninos, cogerían antes un seleccionador croata. Es así, estoy seguro. No es que me traten mal, o que me tengan en una lista negra… Pero estoy seguro que en la Federación Española saben que me posicioné, iban mirando quién había firmado el manifiesto. Y seguramente nunca seré seleccionador pero en referencia a las jugadoras, me parece penoso lo que pasó con Roser Tarragó porque en Twitter tenía las cuatro barras de la estelada, me parece lamentable. [la jugadora recibió multitud de insultos, críticas y amenazas, y terminó cerrando su cuenta]

¿En España el deporte siempre es un instrumento político?

Sí, ¿pero en qué país no lo es? En los países del este era un aparador, en Rusia, en la Alemania Oriental. Y si algún día Catalunya fuera independiente seguro que también se buscaría que el deporte fuera de nivel y de élite, el deporte es la mejor forma de ser reconocido a nivel mundial. Si no es con el deporte, no se puede ser reconocido de ninguna otra forma a nivel mundial, es una desgracia pero es así.

El waterpolo no da un gran rendimiento económico, ¿tú ves que tus jugadoras tienen un futuro alternativo pensado?

La mayoría de ellas están en la universidad. Evidentemente intentarán estirar al máximo su vida deportiva, la mayoría cobran del plan ADO y un poco del club. Pero es una ayuda, yo jugaba a waterpolo hace 30 años y no cobraba ni un duro. Si hubiera ido cobrando del plan ADO mientras estaba en la universidad por algo que teóricamente era un hobby… Pero vaya, la jugadora que ahora no estudie lo tendrá complicado, eso es efímero y no se cobra tanto como en el fútbol, nadie tendrá la vida solucionada con el waterpolo femenino.

¿Cómo valoras la situación económica del waterpolo femenino, qué futuro tiene?

Si los clubes pueden ir aguantando (como el Sabadell, el Mataró, el Mediterrani) pues igual se puede ir aguantando. Con 600 licencias nacionales España ha sido campeona del mundo y subcampeona olímpica. Y la selección júnior femenina ha sido subcampeona del mundo, la juvenil subcampeona de Europa. Está claro que hay chicas de nivel y que el waterpolo ahora despierta interés. Es evidente que el futuro depende de los clubs, y que hace falta dinero porque no puedes pedir a las jugadoras que embarguen su vida sin ninguna retribución.

¿Qué papel juega en todo eso la Federación Española?

La Federación ha tenido grandes éxitos gracias al trabajo de clubes como el Sabadell. Nosotros tenemos aquí las jugadoras 8 o 9 meses y luego están 3 con la selección ¡Cuidado! No quito ningún mérito al trabajo de Miki Oca, con el que hablo muy a menudo y tengo muy buena relación.

Para terminar, te pido que escojas una palabra.

Waterpolo. Si juegas al Scrabble seguro que ganas, con la w doble, ¡debe valer muchos puntos!

 

nani4.jpg

Texto: Oriol Soler

Fotografías: Adrià Calvo

 

Volver